Últimos temas
» Hug, Kiss, Pass...
Miér Mar 15, 2017 5:38 pm por Danika Peltier

» Complejo deportivo
Mar Feb 21, 2017 12:00 pm por Niccolò Cacciatore

» "Loft" Cheryl Greenwood
Dom Feb 19, 2017 11:18 am por Niccolò Cacciatore

» Celdas
Mar Feb 14, 2017 3:02 pm por Dimitri Ruvanof

» Pasillos
Mar Feb 14, 2017 2:58 pm por Dimitri Ruvanof

» Despacho de Dimitri
Mar Feb 14, 2017 2:55 pm por Dimitri Ruvanof

» Celdas
Mar Feb 14, 2017 2:50 pm por Mother Ella

» Pasillos
Mar Feb 14, 2017 2:47 pm por Mother Ella

» Despacho de Mother Ella
Mar Feb 14, 2017 2:44 pm por Mother Ella

Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Ático de Rosalie Mólling

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Mar Dic 08, 2015 8:15 am

Ático bien ubicado cerca del centro de Nueva Orleans y de la zona universitaria. Es un apartamento, alquilado, más bien pequeño pero que cumple con las funciones básicas para cualquier estudiante. A pesar de su tamaño, cuenta incluso con una zona de estudio.

Lleva alquilado por Rosalie Mólling desde este mismo año, el último que le queda para graduarse y empezar su vida "independiente". A pesar de que sus padres y su abuela viven en la ciudad -viven en las afueras- pensó que ya era hora de salir del nido.

Habitación/sala:




Cocina:


Estudio:


Baño:


avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Sáb Dic 26, 2015 9:41 pm

[Vienen de la pastelería ]

-Pues empieza a practicar que te interesa ya que espero no tardar demasiado en incorporarme al mundo laboral- Sonrió con orgullo. Ya estaba en su último curso y esperaba que después del desfile alguna marca la incorporara en sus filas. De lo contrario su trayectoria no iba a empezar como ella esperaba. -¿pizza?- Preguntó entrecerrando los ojos y dedicándole una mirada desaprobatoria. Aquello tenía cientos de calorías malas. -En fin, supongo que prefiero no morir- Se encogió de hombros con resignación ante la idea de tener que llamar a una pizzería si su comida no estaba sabrosa. -¿Tan pequeño es?- Preguntó sorprendida de que Nicco no hubiera abusado justificadamente de su padre y hubiera sacado un muy buen apartamento. Una vez fuera del local, iba a tomar otra dirección cuando el joven brujo posó su mano en la parte baja de su espalda y la acompañó en un taxi. Miró hacia atrás extrañada, sintiendo la presión a través de su abrigo. Tendría que empezar a acostumbrarse a la calidez de Nicco, por raro que le resultase. -Que conste que si pedimos un taxi, no me estás llevando tú a casa, sino el conductor- Puso la puntilla a modo de broma mientras se subía al vehículo y le daba la dirección de su casa al taxista. Apenas habían pasado cinco minutos y ya se encontraban en su calle. Volvió a sacar la cartera para pagarle al señor.

-Cacciatore, baja del coche. Voy a enseñarte mi hogar- Le dijo con una sonrisa amable, pero su tono era autoritario. No pensaba permitir que se negara a subir a su casa. Más aún cuando en principio tenía pensado dirigirse al hospital y había tratado de decirle una pequeña mentira. Pero no le vendría mal pasar más tiempo con él y desconectar. Al fin y al cabo, había demostrado que lo conseguía perfectamente. Rebuscó en el bolso las llaves y cogieron el ascensor hasta llegar al último piso del edificio. -No es gran cosa, pero no quisieron pagarme nada más caro viviendo ellos en la misma ciudad- Le advirtió mientras abría la puerta. Lo primero que se dejaba ver era una pequeña sala unida a su cuarto. La verdad es que aunque fuera pequeño, estaba muy bien ubicado en el centro, mientras que si siguiera viviendo en la casa familiar, derrocharía un par de horas diarias yendo y viniendo de la universidad.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Sáb Dic 26, 2015 11:16 pm

-¿Diseñarás algo para mí?- preguntó con seriedad antes de hacerle ojitos, era divertido verla tomarse las cosas muy a pecho -Tiene que ser de un color que resalte mis lindos ojos y mi musculatura- rió nuevamente flexionando los bíceps. -Claro, es lo mejor que los italianos aportaron al mundo- Marianni y él amaban la pizza, desde pequeños solían comerla mínimo dos veces al mes. -Como una caja de zapatos- confirmó con un asentimiento, preguntándose si ante aquella perspectiva rechazaría su invitación. Esperaba que no, de lo contrario tendría que confesarle que mintió solo por molestarla (aunque si iba a su piso igual se daría cuanta).
Rodó los ojos ante aquella lógica aparentemente aplastante de Rosalie -Tecnicismos menores- desechó sus palabras con un movimiento de mano -En cuanto consiga un auto dejarás de restarle importancia a mi compañía- bromeó, aunque sí estaba empecinado en obtener un medio de transporte. Si su padre no quería regalarle un auto, tendría que usar sus ahorros y comprar algún vehículo, aunque fuese una moto. Trató de memorizar la dirección desconocida durante el corto tiempo que duró el viaje, no sabía que su amiga se había mudado. Esta vez fue más rápido que Rose, así que en cuanto ella sacó su cartera Niccolò casi se le abalanzó encima para bajarle los brazos con una mano y con la otra extenderle al conductor  los dólares que marcaba el taxímetro -Sus billetes son falsos- explicó al señor que los miró con expresión divertida a través del retrovisor.

-Como ordenes cara- contestó con ironía despidiéndose del conductor antes de descender del auto. Siguió a Rose al interior del edificio y mientras subían en el elevador Nicco se balanceaba sobre sus talones -Yo que pensaba llevarte a casa de tus padres- comentó justo antes de que las puertas del ascensor se abrieran. Sacudió la cabeza desechando sus palabras -No importa qué tan pequeño sea, mientras tengas donde dormir y bañarte- aseguró -Nada se compara con la libertad e independencia- lo dijo con total sinceridad, él apenas estaba probando un poco de eso y le encantaba, no le importaría vivir en una pocilga mientras no viviera bajo las órdenes directas y constantes de su padre. Sonrió al ingresar al ático, era tan Rose. -Me gusta- aseguró mirando a su alrededor, encontrándose con la cama, a la cual le dedicó un vistazo más largo, pensando en lo útil que era tenerla junto a la puerta de entrada, especialmente para emergencias hormonales (XD). Aquella idea le hizo recordar el comentario de su amiga cuando estaban en la heladería, sobre aquella persona que había logrado vencer su lado más "racional", ¿a él también le habría parecido útil tener la cama junto a la puerta de entrada?. Se dejó caer en el sofá, extendiendo un brazo sobre el espaldar y mirando detenidamente a Rose, sin lograr (ni querer) imaginarla en una situación "comprometedora" con alguien más. "Ese helado tenía algo raro, te está haciendo pensar idioteces Niccolò" se reprendió mentalmente, tratando de enfocarse de nuevo en su anfitriona. -¿Hace cuánto vives sola?- preguntó curioso, palmeando el otro lado del sofá para que se uniera a él.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Dom Dic 27, 2015 4:24 pm

-Por supuesto. Aunque trabajaré para marcas elegantes, debes saber llevarlo- Asintió con la cabeza. Le haría ilusión que su amigo portara algún traje diseñado por ella, aunque no estaba segura de que supiera valorarlo y tratarlo con el mimo que esas prendas requerían. -Tranquilo, tu musculatura no sufrirá- Rió entre dientes negando con la cabeza cuando flexionó los bíceps. -Aún no comprendo como no estas gordo- Confesó en un suspiro. Rose no podía permitirse  la dieta que llevaba su amigo sino quería perder la forma física. En cambio él estaba... sintió que sus ojos se le fueron a los bíceps que antes movió y se detuvo en la complexión de sus hombros notando como le subía la temperatura corporal. Afortunadamente y en escasos segundo se percató y subió rápidamente la mirada hasta sus azules ojos. -Quizá entonces será mejor ir a cenar fuera o a mi apartamento- Sugirió al descubrir que su apartamento era pequeño. -Tranquilo, no le resto importancia a tu compañía porque no tengas coche. Lo hago por otras muchas más cosas- Le dijo sonriendo  de medio lado antes de meterse en el coche.

Se sobresaltó cuando Nicco impidió que pagara avalanzandose prácticamente sobre el conductor e impidiendo que el señor recibiera su dinero con la otra mano. Rodó los ojos al escuchar su falacia y suspiró sin oponer resistencia. Sería inútil. -¿No te lo dije?- Preguntó extrañada frotándose la nuca. Aunque seguramente se le había pasado comentárselo. -Pues... sí, vivo sola, aunque no puede decirse que me haya independizado completamente, mi familia sigue manteniendome- Se encogió de hombros sin darle más importancia. Quería poder mantenerse por ella misma, pero siempre había sido una niña mimada, así que no le importaba seguir chupando del bote. Lo siguió con la mirada hasta el sofá mientras ella depositaba las llaves en un pequeño cuenco blanco que había en la mesa y se sacó el abrigo para colgarlo del perchero. -Gracias. Es pequeño, pero muy acogedor- Agregó ante el cumplido que le dedicó Nicco a la casa. -Aproximadamente un año. Me mudé después de fin de año porque era una lata tener que ir a las afueras todos los días. Se pierde mucho tiempo- Argumentó, o al menos eso le había dicho a sus padres para que se lo permitieran. -¿Es la primera vez que vives solo?- Preguntó acerca de su nueva situación en Nueva Orleans mientras observaba como la llamaba con la mano. Se sentó en el otro extremo del sofá sin dejar que su cuerpo se moldeara al mueble, todo lo contrario, que quedo con la espalda bien erguida esperando su respuesta.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Dom Dic 27, 2015 4:54 pm

-¿Y quién te dijo que no sé hacerlo?- preguntó enarcando una ceja y elevando el mentón con fingido orgullo, aunque en ese momento recordó su reticencia a llevar traje cuando era niño, ahora no le molestaba, a no ser que tuviera que usar corbata. Se encogió de hombros con una sonrisa despreocupada -Hago ejercicio- contestó con simpleza, refiriéndose no sólo al gimnasio, sino también a todos los deportes que le gustaba practicar. Ni siquiera se percató de la evaluación fugaz que Rosalie había hecho a sus brazos. -¿Me estás discriminando sólo por tener un piso pequeñito?- preguntó fingiéndose sorprendido y ofendido ante aquella propuesta -Déjame ser el afitrión- pidió haciendo morritos, esperaba que no se enfadara al llegar a su casa y descubrir la pequeña mentira. Rodó los ojos y negó con la cabeza sin agregar nada más, convencido de que esa era su forma de demostrar el cariño que le tenía (XD).


-Noup- contestó soprendiendose de que sus padres la hubiesen dejado volar del nido. -¿Y te gusta?- preguntó curioso, aunque suponía una respuesta afirmativa, a menos que la hubieran echado de casa, aunque lo dudaba. Escuchó su respuesta y asintió, era un motivo válido para mudarse -¿y sólo lo haces por la cercanía a la universidad?- inquirió nuevamente, él habría estado deseoso de huir de la casa familiar con una madre tan controladora como Audrey Mólling. -Así es, mi padre aún duda de mi madurez para vivir solo- rodó los ojos como si fuera lo más absurdo del planeta. -Me costó bastante convencerlo de que me dejara viajar- en ese momento se percató de la postura de su amiga y negó con la cabeza -¿Ni siquiera en tu propio hogar te relajas?- bromeó inclinándose hacia ella y tomando sus dos manos con las suyas, para sacudirlas un poco -Suéltate, que el sofá no se va a dañar por usarlo como se debe- rió divertido; una cosa era que estuviera tiesa como un palo en la calle y otra que llevara esa rigidez a casa.

avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Dom Dic 27, 2015 6:33 pm

-De pequeño odiabas los trajes. De hecho, creo que nunca te vi puesta la corbata que te regalé- Le recriminó de buen modo. Aunque si se paraba a pensarlo, quizá se la hubiera puesto en algún baile de navidad. Habían pasado demasiados años como para recordar tan detalladamente. Pero sabía al concepto de informalidad al que se refería. -Yo también, pero a veces solo eso no es suficiente...- Suspiró con pesar. A veces había días en los que quería tirar la dieta a la basura.

-Claro. Es una sensación extraña... pero hacer lo que quiera cuando quiera es lo mejor- Se encogió de hombros con una sonrisa bailando en el rostro. Durante esos últimos meses había vuelto a estar ligada indefinidamente a su familia, pero por circunstancias adversas. Los meses anteriores  habían sido maravillosos. -En verdad fue una pequeña excusa a mis padres. Les costó bastante dejarme marchar, pero al fin lo conseguí- Su sonrisa esta vez no parecía tan feliz. Rose adoraba esa nueva independencia y la soledad y libertad que ella le aportaba, pero ahora tan solo quería estar al lado de su familia en todo momento. Sacudió ligeramente la cabeza para tratar de no seguir pensando en eso esa noche ya que, de todos modos, que se comiera la cabeza no implicaba que su padre fuera a mejorar. -Nos cortan las alas- Rió entre dientes al escuchar que el padre de nicco tampoco quería dejarlo marchar. Aunque en su caso, era demasiado lejos, así que podía llegar a entenderlo. Frunció el ceño al ver como su compañero negaba con la cabeza, sin saber a que se refería, hasta que la tomó de las manos y pidió que se relajara. Sintió una pequeña tensión subiendo por sus muñecas y sonrió exagerada y forzadamente.  -Estoy... ¡Estoy relajada!- Exclamó deshaciéndose de sus manos con un pequeño tirón de brazos. -No hace falta que me salga joroba para sentirme a gusto- Dijo más pausada y se levantó. -¿Quieres algo de beber?- Le ofreció caminando hacia una de las tres puertas que había en el extremo de la habitación. -Tengo refrescos y tés- Enumeró que podía pedir que tuviera en casa.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Dom Dic 27, 2015 7:04 pm

-De pequeño me daban asco los besos- comentó con expresión burlona, dejando en claro que sus gustos habían cambiado durante aquellos años. -Sí que la usé, en el último baile al que fuimos- respondió rápidamente, sin decirle que aún la guardaba, junto con los otros regalos importantes que había recibido durante su vida, como el disfraz de SuperNicco o el collar con de caracol. -Claro, debes combinar el ejercicio con una dieta a base de la comida que te gusta- al menos así le hacía él y le funcionaba de maravilla.

La sonrisa de Rose se reflejó en el rostro de Nicco -¿Y qué cosas haces?- preguntó, mirando de soslayo la cama por un instante fugaz, trayendo a su mente las mismas ideas raras de momentos atrás -¿Verte con aquel que si es tu tipo?- intentó adivinar elevando repetidamente las cejas, esperando que no le tirara algo en la cabeza en un estallido como el del la cafetería, ahora tenía privacidad suficiente para descuartizarlo. -Me alegra que estés contenta aquí- dijo con sinceridad, le gustaba ver que sus amigas estaban bien. -Totalmente, somos un par de incomprendidos- bromeó con un suspiro de resignación. Se echó a reír mientras retrocedía por la reacción de Rose, no hacía falta ser un genio o conocerla de años para darse cuenta de lo falso de su sonrisa -Si claro, tus músculos están tiesos como una tabla de surf- iba a estirarse para presionarle los hombros y el cuello y demostrar lo poco que relajada que estaba, pero ella se puso de pie. -¿Nada de alcohol?- preguntó divertido -Un refresco estaría bien- dijo levantándose y siguiéndola, para seguir cotilleando el apartamento.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Dom Dic 27, 2015 7:30 pm

-Tienes razón- Tuvo que acceder en esta ocasión, ya que de pequeño temía tanto a las babas como ella. Y hoy en día parecían estar entre su top diez de favoritos. Así que al menos esperaba que con los trajes hubiera sido igual. -Cierto...- Recordó con una leve sonrisa aquella tradición de ir juntos al baile de navidad.

No entendió del todo su pregunta sobre que hacía en su apartamento y le dedicó una mueca extraña, pero enseguida el chico concreto aún más su pregunta desvelando la verdadera naturaleza de esta. -Así que sigues con el tema...- rodó los ojos, cansada al ver su expresión lasciva e insistente. ¿De verdad quería ahondar en eso? Ella no, por supuesto. Pero si había empezado una mentira tendría que terminarla. -La verdad es que estaba mejor su casa- Dijo con un tono bastante neutro, como si no fuera importante para que ese tema de conversación muriera por sí solo. -Sí- Tensó una sonrisa cuando habló de felicidad. En aquel piso lo había sido, pero en esos momentos no describiría su vida como la mejor. Pero él no tenía porqué formar parte de su drama familiar. -Las tablas de surf no tienen músculos- Argumentó como cuando tenía diez años. Lógicamente, pero a la vez, sin tener mucho sentido. Lo miró con resignación cuando preguntó por el alcohol. -Sabes que no bebo, ¿verdad?- Le informó con una sonrisa pedante. No tenía porque saberlo, aunque quizás si que se lo imaginaba. -Así que tendrá que ser suficiente solo con refrescos, tés y agua- Informó mientras entraba en la cocina y se dirigió hasta el fondo para abrir uno de los armarios. Habían varias latas de coca-cola yzumos por si algún día recibía invitados. Más al fondo albergaba una botella de Whisky de la que ya ni se acordaba y que había utilizado su abuela para cocinar pollo al horno aderezado con Whisky en una reunión familiar celebrada en su casa. Pero de ningún modo iba ofrecerle alcohol a Nicco. Lo que le faltaba... De otro de los armarios cogió un par de vasos y les echó hielos para que las bebidas estuvieran frías. Le ofreció el vaso lleno con coca-cola y luego tomó ella el suyo, sentándose en las sillas de la cocina. Quizás ahí no hablara de lo tensa que se encontraba. -Dime, ¿tu piso es más pequeño que este?- Le pregunto, aún bastante extrañada de que su respuesta fuera afirmativa. Dudaba que no hubiera sacado algo más de Franco.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Dom Dic 27, 2015 10:37 pm

Soltó una risita tonta por su reacción, encogiéndose de hombros con expresión de "no es mi culpa", la cual cambió por una de fingida sorpresa por la respuesta que le dio, sin exaltarse ni nada, así no tenía chiste incordiarla, por lo que dejó pasar el tema. Rodó los ojos y chasqueó la lengua -Dije "tiesos como una tabla de surf", no "tiesos como los de una tabla de surf- aclaró enfatizando las palabras que marcaban la diferencia entre ambas frases. -¿Se te olvida que la última vez que te vi lo único que podíamos tomar era refresco?- le recordó divertido. Una vez en la cocina se sentó en la encimera, ignorando las sillas y el comedor que estaban en el centro de la estancia, mientras ella servía dos latas de coca cola. Balanceó levemente los pies y recibió el vaso con una sonrisa -Grazie- dio un sorbo y volvió a mirarla -Aun recuerdas que es mi favorita- dijo pegado de sí mismo, como si esa fuese la única razón por la que Rosalie tuviera coca cola en casa. Se quedó pensativo un par de segundos, haciendo girar los hielos en el vaso -Creo que es ligeramente más grande- contestó con la vista fija en los cubos transparentes, preguntándose por qué una pequeña broma había cobrado tanta importancia, no le gustaba mentirle y menos en semejante tontería, así que finalmente levantó el rostro para mirarla fijamente. -Rose, la verdad es que te mentí- confesó con seriedad, bajando nuevamente la mirada. Aguardó unos instantes -Era broma eso de que mi piso es como una caja de zapatos- se bebió casi la mitad del refresco de un solo trago, mirándola por encima del vaso, esperando que no se enfadara -En realidad no está nada mal, solo lo dije por molestar, no pensé que volvieras a tocar el tema- confesó encogiéndose de hombros.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Lun Dic 28, 2015 8:08 am

Sonrió satisfecha por la respuesta que le había dado ya que había sido suficiente para que el tema no avanzara más. -Palabrerías- Dijo rodando los ojos y haciendo aspavientos con las manos, como si no le importara la diferencia de un "como" de más. -Sí, lo recuerdo... lo que pasa que ahora por voluntad propia solo tomo refrescos. Aunque intento hacerlo en su justa medida, no es que sean muy sanos...- puntualizó mientras iba sirviendo el refresco en las latas. Seguramente el concepto que Nicco tenía de Rose era aún más aburrido que cuando era pequeña. -¿porque iba a olvidarlo?- Se encogió de hombros con sencillez. Era el único mejor amigo que había tenido en su vida, así que aún atesoraba grandes momentos con él. Y también algunos más pequeños. -Pero baja de la encimera, tengo sillas suficientes para que puedas sentarte- Lo regañó mientras señalaba una de las sillas. Abrió con expresión confusa los ojos al escuchar que le había mentido. ¿Que le había dicho que no era verdad? Tragó saliva al sentir que ella también había mentido...-¿Y que pensabas decirme cuando llegara a tu casa?- Preguntó entrecerrando los ojos para descubrir su respuesta. -Pero no pasa nada, todos mentimos alguna vez- Le restó importancia. No podía enojarse o él tendría su justificación si alguna vez descubría que le había mentido. Aunque no tenía porque descubrirlo.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 12:36 pm

Dejaría de ser ella si aceptaba su error al interpretar lo que él dijo, así que decidió no hacerle más caso, ni discutir al respecto. Rodó los ojos ante su justificación, desde niña había tenido esa fijación por evitar los dulces y las cosas buenas de la vida. -¿Alguna vez has hecho algo que en verdad te guste, sin pensar en que te puedes ensuciar o en cuántas calorías trae? Ya sabes, como una persona normal - al parecer su terapia sólo había funcionado en cuanto a los germenes, de resto seguía igual o incluso más maniática que antes. Y le frustrada. Siempre creyó que con el paso del tiempo su amiga se relajaría más y empezaría a hacer lo que le gustaba sin pensar en lo demás. Suspiró con pesadez mientras se masajeaba el puente de la nariz. Era un caso perdido. Se encogió de hombros con una sonrisita, desconcertado al ver que no le rebatía ni salía con un comentario que mandara su orgullo por el caño. Rió divertido ante su regaño -¿Por qué? Mejor ven y siéntate aquí- la invitó señalando un espacio a su lado. Se encogió de hombros con expresión culpable -¿Qué había sido ampliado por arte de magia? - contestó dudoso, no había pensado mucho. Frunció el ceño por su respuesta, mirándola fijamente -Claro que todos mentimos algunas veces, pero no a los amigos, yo nunca te había mentido antes - esa conversación le hacía sentir como si tuviera once o doce años otra vez, y estuvieran en medio de sus discusiones trascendentales -¿acaso tú si me has mentido?- preguntó con desconfianza.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Lun Dic 28, 2015 4:50 pm

-Aunque creas que mi vida es totalmente aburrida, créeme, las cosas que hago a diario me gustan- Le explicó con tono pausado. Quizás si se lo decía lentamente lo entendía de una vez. Sí, había cosas que no se permitía hacer y que consideraba divertidas, pero no por eso significaba que llevaba una vida aburrida. -Y soy una persona normal- Recalcó levantando el dedo índice. Era probable que no la más normal de todas, pero una vez superado sus traumas se encontraba en la media.

Negó con la cabeza cuando le ofreció sentarse a su lado. -No, baja- Le pidió cogiéndole un brazo para tirar suavemente de él y que bajara por voluntad propia. -¿Pensabas que me iba a creer eso?- Rodó los ojos y resopló haciendo que los mechones más cercanos a su cara se apartaran. -Bueno.. mentiras piadosas- Se encogió de hombros y tragó saliva ante su última pregunta. -¡Vale, sí!- confesó levantando la mirada al techo para no tener que mirarlo a los ojos. -Te mentí cuando te dije que había una persona con la que había sido más... pasional- La última palabra la dijo en un tono casi inaudible. Se avergonzaba demasiado de una mentira semejante.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 5:16 pm

Dejó caer los hombros con dramatismo, entendiendo que Rose acababa de cerrarse en banda, y que por más que él dijera otra cosa, no la haría cambiar de opinión. -Va bene Rose, me rindo contigo- levantó ambas manos como si fuera un ladrón recién pillado por al policía -Intentaré convencerme de que eres medianamente normal y que te divierte la vida que llevas, además, trataré de no meterme- finalizó suspirando con pesadez, después de todo habían pasado casi ocho años desde que se vieron por última vez, ya prácticamente no era nadie para intentar cambiarla.

Cuando lo tomó del brazo no pudo evitar flexionarlo y enseñarle sus músculos -¿Te gustan mis bíceps?- bromeó bajándose finalmente de la encimera y apartando dos sillas del comedor, una para Rose y otra para él. -¿Por qué no? Después de todo soy un mago- contestó con una risa floja y un encogimiento de hombros. Enarcó una ceja sin poderse creer que si le hubiera mentido, tratando de pensar en todo lo que habían hablado cuando eran niños, lo de la apuesta no valía porque había sido obvio que Rose estaba haciendo trampa. -Habla- esta vez el mandón era él. No se esperaba esa respuesta, era una mentira tanto o más estupida que la de su casa, por lo que tuvo que morderse la lengua para no reírse, pero no pudo contenerse por mucho tiempo, soltando a reír sin saber qué decirle, olvidándose de que estaba molesto por su mentira.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Lun Dic 28, 2015 5:33 pm

-No sé porque te cuesta entenderlo tanto, una vida sana no está reñida con una vida feliz. De hecho será más larga que la tuya- Le echó la lengua en modo burlón. Al menos ahora no tendría que seguir escuchando una y otra vez que su rutina era aburrida.

Lo miró con pesar cuando trató de bajarlo y a cambio él le enseñó los bíceps, pero en cuestión de segundos el enojo por su broma desapareció y volvió a sentir algo en la boca del estómago quitando enseguida el agarre que había creado -No seas tonto- Dijo rápidamente separándose un par de pasos dándole espacio para bajar de la encimera y luego se sentó en la silla que le retiró para ella. -Pero no creo que los magos sean capaz de hacer ese tipo de cosas... ¿o si?- Se lo preguntó también a ella misma, pensando en que tipo de cosas eran capaces de hacer. Cuando era pequeño su amigo su poder sería limitado, así que ahora sería mucho más poderoso. -¿Que clase de cosas puedes hacer?- Preguntó apoyando la cabeza sobre su mano e inclinándose ligeramente con gran interés. Lo vio reír sin para cuando le contó su mentira. ¿Se estaba riendo de ella? -¡No te rías!- Exclamó entre avergonzada y un poco enfurecida, levantándose de un salto de la silla y corriendo hacia la sala de estar, dónde se echó en el sofá y se tapó la cara entre los cojines. ¿Como podía haber sido tan tonta para crear una mentira tan absurda? ¿Acaso se avergonzaba de no ser "pasional" como él? ¿Porque quería fingir que lo era? Todas estas preguntas se agolparon en su mente, haciéndola sentir aún más idiota y sonrojada.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 6:04 pm

Junto los dedos índice y pulgar de la mano derecha y los pasó sobre sus labios como si cerrara una cremallera -Me abstengo de opinar- aseguró cruzándose de brazos, si ella quería morirse de aburrimiento, pues muy su problema. Él intentaría mantener esa filosofía de no opinar sobre sus hábitos, al menos mientras volvía a agarrarle confianza (XD).

-Yo tampoco lo creo- confesó divertido, dedicándole una expresión pensativa -Puedo mover objetos- giró un poco su mano derecha para abrir la alacena de la cual Rose había sacado los refrescos, y por la cual salieron levita do dos latas más de cocacola -Invocar elementos como el fuego, agua, aire, aunque no soy muy aplicado y aún tengo un montón de cosas por aprender, generalmente las cosas que invoco se desvanecen en poco tiempo- explicó un tanto avergonzado mientras destapaba una lata y llenaba su vaso, su prioridad siempre había sido vivir a sus anchas, y generalmente dedicaba más tiempo a las cosas "normales" que a la magia. Igual que su padre, Franco estaba más concentrado en hacer dinero que en ser un gran mago, así que tampoco le había enseñado demasiado al respecto. La risa se detuvo en seco al ver que Rose se enojaba y abandonaba la cocina. Una vez solo, Nicco dejó caer la cabeza contra la mesa. Había metido la pata, eso era evidente, pero no pensó que Rosalie fuera a tomarse en serio un tema tan trivial. Con pesadez se levantó del asiento y salió tras ella, encontrándola en el sofá, aunque en una posición que nada tenía que ver con la rigidez anterior. Respiró hondo y se acercó a su amiga, sentándose en el borde del sofá y poniendo una mano sobre su hombro. ¿Estaría llorando?. La simple de haberla hecho llorar le retorció el estómago. -Rose- la llamó suavemente, quitando los cojines y acariciandole el cabello-Cuenta hasta cuatro- soltó sin pensarlo, simplemente vino a su memoria aquel desastroso san Valentín, cuando su amiga empezó a llorar ese día, había contado hasta cuatro repetidamente hasta calmarse. -No me estaba riendo de ti- aseguró tirando la cabeza hacia atrás, arrepentido de no haberse marchado tras dejarla en la seguridad de su apartamento.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Lun Dic 28, 2015 6:19 pm

Abrió los ojos al ver como abría la puerta del armario de dónde ella había sacado las latas. No por la muestra de magia que estaba haciendo, sino por temor a que descubriese la botella de Whiky y tuviera la mala idea de empezar a beber. Afortunadamente de ahí solo salieron volando un par de latas. -¿Puedes abrir puertas pero no cerrarlas?- Preguntó irónicamente cuando cesó su demostración y se levantó ella misma para hacerlo y volver a su asiento. -Si yo tuviera esos poderes, no haría otra cosa que tener la nariz entre libros aprendiendo- Dijo con voz soñadora. Los libros y los estudios eran algo que le gustaban, así que si entraba el juego el aprender a hacer magia... sería fascinante.

Escuchó los pasos de Nicco aproximándose a ella y sintió la mano sobre su hombro a modo de tranquilizarla. Ladeó un poco la cabeza para mirarlo de reojo al escuchar que contara hasta cuatro. Después de todo ese tiempo lo recordaba... Sonrió pesadamente al descubrir que no se reía de ella y que había dramatizado la situación. -Perdóname... no debí reaccionar así, es que es un tema que... bueno, da igual- Se irguió y sentó a un lado del sofá para dejarle algo de espacio. -Te alegrará saber que ya no lo necesito, pero es bonito que aún lo recuerdes...- Sonrió tímidamente refiriéndose a la cuenta que solía hacer para relajarse. -Gracias por haberme tenido siempre tanta paciencia- Era un agradecimiento y a la vez una disculpa. Debía reconocer que de pequeños había sido muy paciente con sus manías.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 6:55 pm

-Lo siento, a esa clase no fui- se excusó bromeando cuando Rose se puso de pie para cerrar la puerta de la alacena, a él no se le habría ocurrido cerrarla inmediatamente, pero claro, su amiga era fanatica del orden. Esbozó una media sonrisa por su comentario, tal vez desperdiciaba su magia, pero había aprendido y perfeccionado aquellos trucos que hacían más fácil su vida, y aún le quedaban muchos años por delante para desarrollar todo su potencial.

Al ver que su amiga giraba el rostro le dedicó una sonrisa trémula, con la mano que intentaba tranquilizarla le quitó un mechón de cabello del rostro y aprovechó para comprobar si sus mejillas estaban húmedas, sintiéndose aliviado tras comfirmar que no la había hecho llorar. -No debes descolocarte por un tema tan tonto- le aconsejó apartándose cuando ella se irguió, para después acomodarse a su lado en una posición relajada. Le sorprendió escuchar que ya no necesitaba contar hasta cuatro para relajarse -¿y cómo te calmas ahora?- preguntó con una sonrisa, haciendo dejando pasar su agradecimiento, era muy extraño ver a Rosalie Mólling dándole las gracias y más por algo de hacía tantos años. -¿Por qué me mentiste en eso?- preguntó moviéndose para quedar mirándola de frente, por más que intentó morderse la lengua y evitar el tema, no pudo aguantar la curiosidad. De niños nunca habían tenido secretos.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Lun Dic 28, 2015 7:28 pm

-Seguramente te hayas perdido muchas clases- Bromeó, haciendo referencia a asuntos más global, no solo a la magia.

Sonrió tímidamente cuando le retiró el cabello de la cara, dándose cuenta de como se preocupaba por ella. En ese momento pasó un pensamiento fugaz por su cabeza; ¿qué tipo de relación tendrían ahora de no haberse marchado a Italia? Pero prefirió desecharlo y no adjudicarle más tiempo en su mente. -Lo sé, lo sé... solo es que no me gusta hablar de eso y me sentí un poco presionada- Dijo en tono leve encogiéndose de hombros, aunque su intención no era que el muchacho se sintiera mal por sacar repetidas veces el tema. -Aunque no lo creas ahora soy una persona bastante más madura que reflexiona- Rió entre dientes algo más animada. Bajó la mirada cuando le preguntó porqué había mentido. -Ya te dije... me sentí presionada al no ser "normal" en el aspecto romántico- Entrecomilló con sus dedos la palabra normal, pues ella seguía manteniendo que era como el resto. Aunque parecía que en ese aspecto no. Aunque quizás solo se debía a que no había encontrado al hombre adecuado. -¿Crees que soy rara?- Preguntó reuniendo algo de valentía y subiendo la vista.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 9:34 pm

Un puñetazo de culpabilidad cayó sobre su estómago al escuchar su justificación, en su lucha por molestarla la había llevado a un tema que no le incomodaba, aunque pensándolo bien, era algo que siempre había hecho, presionarla para que expresara en voz alta lo que no se atrevía, o para que hiciera lo que no le gustaba. -Guay, eso sí que es ganancia- comentó en el mismo tono de voz que ella había utilizado, le alegraba ver que su terapia había funcionado para algo más allá de superar lo de los gérmenes. Rió por lo bajo al ver su actitud, debía reconocer que le inspiraba algo de ternura verla así. No estaba acostumbrado a que las chicas se avergonzaran o se sintieran intimidadas por temas sexuales, sin contar a su hermana obviamente. -No creo que se trate de ser o no normal en ese aspecto- aseguró, sintiéndose muy raro de hablar con Rose de eso, sobretodo por la timidez que acababa de descubrir en ella -Y puede sonar muy raro que sea yo quien lo diga, pero no puedes dejarte presionar por el primer patán que se te ponga en frente- dijo haciendo referencia a sí mismo -Se trata de que llegue a tu vida alguien con quien te sientas tan cómoda que no te importe... Hmmm... - hizo una pausa tratando de encontrar las palabras adecuadas, ya que para él las relaciones se trataban sólo de pasarlo bien, divertirse un rato y cuando llegaba el aburrimiento, buscar otra chica para volver a empezar. Pero claro, no quería eso para su amiga -dejarte llevar, ignorar todas tus manías t auto-restricciones - explicó encogiéndose de hombros. Enarcó ambas cejas abriendo un poco más de lo normal sus ojos ante aquella pregunta. -¿Rara, rara?- repitió como si no hubiera entendido a qué se refería -Si no lo fueras, dejarías de ser Rosalie Mólling- contestó con una sonrisa, esperando que no se lo tomara a mal -Y de ser así, seguramente no nos habríamos hecho tan buenos amigos-raros- conjeturó con una sonrisa, su amistad siempre había sido poco convencional, se la vivían peleando la mayoría del tiempo.


Última edición por Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 10:40 pm, editado 1 vez
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Lun Dic 28, 2015 10:10 pm

No estaba del todo segura si aquello era un cumplido o no, así que prefirió dejar la negatividad a un lado y tomárselo como tal. -Amigos-raros, creo que no hay una definición mejor para nosotros- Dijo riendo entre dientes negando con la cabeza, mientras todos los recuerdos de niños se agolparon en su memoria. Habían compartido muy buenos momentos. Y otros no tantos, pero que por el bien de su amistad se habían esforzado en superar. -¿te acuerdas de las pulseras elásticas?- Verbalizó sus recuerdos tapándose la boca para echarse a reír más estrepitosamente. -¿En que estaríamos pensando?- Rodó los ojos aun con una sonrisa feliz. Aquello podía calificarse como auto-tortura infantil.

Estaba demostrando ser muy comprensivo con ella, además de muy tierno y dulce en un tema que para el joven brujo resultaba bastante trivial y superficial. Sentía su pecho latir demasiado rápido y no entendía del todo porqué. -No eres un patán... -interrumpió su monólogo en el momento en que lo dijo y en voz suave. Nunca lo había considerado como tal, aunque tratara a las mujeres de una forma que seguía sin agradarle. Su última frase la mantuvo durante un fracción de segundo absorta. "dejarte llevar, ignorar todas tus manías tus auto-restricciones" la voz de Nicco sonó en su cabeza mientras su vista se deslizó hasta sus carnosos labios. Le apetecía besarlos y dejarse llevar tal y como había dicho. Un cosquilleó recorrió su tripa y se acercó inconscientemente hasta sus labios, quedando a un par de centímetros de estos. Levantó la mirada para centrarse en sus azules y profundos ojos. Sentía que podía perderse en ellos. El tiempo parecía no transcurrir y sentía su propia respiración, lenta y profunda. Se mordió el labio inferior cuando una pizca de racionalidad apareció. Ahí estaban las auto-restricciones que había nombrado. Estaba deseosa por recorrer esos dos centímetros y besarlo pero el tiempo volvió a transcurrir con normalidad, poniéndole los pies sobre la tierra. Rodeó su cuello con ambos brazos y apoyó su cabeza en los hombros de su amigo. "¿Que haces, Rose? Es tu amigo, no fastidies las cosas", la palabra amigo se recalcaba una y otra vez en su cerebro. Cuando, siempre había sido él la persona con la que se había dejado llevar de pequeña. Por quien había dejado sus manías atrás, ¿porque iba a ser en este aspecto diferente? Pero Nicco había crecido con gustos bastante diferentes a los de ella, y pensar en él de esa forma solo podía ser un error y fastidiar la bonita amistad que habían construido de pequeños. -Eres un gran amigo- Terminó confesando antes de levantar la cabeza y liberarlo de su abrazo.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Niccolò Cacciatore el Lun Dic 28, 2015 11:40 pm

Sonrió aliviado de que no se tomara a mal su respuesta -Exacto, no hay otra forma de definir nuestra relación- comfirmó com su mismo buen humor, ensanchando la sonrisa al pensar en aquel episodio -Creo que aún la tengo en algún lado- confesó pensando en aquel cajón de su guardarropa donde tenía recuerdos de su infancia. -En no dejar de ser amigos- contestó muy seguro de lo que decía, aquel día tuvieron una discusión bastante fuerte y vieron en las bandas elásticas la única forma de superar sus diferencias, desde entonces incluso se llevaron mejor.

Negó con la cabeza y elevó la mano para acallarla cuando lo interrumpió, tal vez no lo era en un sentido literal, pero Niccolò era consciente de que a pesar de que nunca en su vida había tratado mal a una chica, no era el mejor partido del mundo y definitivamente no quería ver a sus amigas o a Marianni saliendo con un tipo como él, de eso estaba seguro. Seguía con la vista fija en Rose, tratando de discernir el efecto que sus palabras tenían en ella, por si acaso explotaba como en la heladería y debía salir corriendo. Pero el enfrentamiento nunca llegó, por el contrario, su amiga parecía estar en otro planeta, tanto que Nicco estuvo a punto de elevar la mano y chasquear los dedos frente a su rostro, pero se detuvo al darse cuenta de que Rosalie lo miraba fijamente y no precisamente a los ojos. ¡Y se estaba acercando!. No necesitaba ser un experto para comprender sus intenciones y ante aquella idea se quedó en blanco sin saber qué hacer. Él, Niccolò Cacciatore, mujeriego empedernido, no lograba decidirse. Sostuvo su mirada sintiendo que se le secaba la boca y luchando contra sus instintos, lo más fácil para él habría sido terminar con la escasa distancia que los separaba y besarla, pero se trataba de Rose, su amiga de la infancia y no tenía ni idea de qué era lo que pretendía, mucho menos si intentaba probar algo a si misma o a él. Aguardó apretando los dientes, siendo él quien ahora contaba hasta cuatro, acompasando su respiración con la de la castaña. ¿En serio tenía que morderse el labio?, casi quiso preguntarlo en voz alta. Aquella era una tentación que nunca en su vida imaginó que se le presentaría, pero si en el siguiente conteo no se quitaba, acabaría con los dos centímetros que les separaban y a la mierda el resto. Iba en tres cuando Rosalie cortó el contacto visual y se abrazó a su cuello. Nicco respiró un poco más hondo y cerró los ojos, tardándose un poco en rodearla con los brazos, aunque sin apretarla demasiado. Estaba tenso, desconcertado y aunque no quisiera reconocerlo, muy frustrado. Pero gracias a los dioses no había cometido ninguna estupidez de la cual pudiera arrepentirse durante lo que le quedaba de vida. No estaba seguro de a qué había ocurrido, pero por primera vez en la vida prefirió tragarse su curiosidad y quedarse con la duda. Se sintió aliviado cuando los brazos de Rose abandonaron su cuello, así que sin pensarlo dos veces él la soltó también, tratando de recuperar su espacio personal. Rió por lo bajo y desvió la mirada ante aquel inesperado halago -Tú también Rose- aseguró. Agradeció que en ese momento su celular vibrara, así que se puso de pie para poder sacarlo del bolsillo delantero del pantalón, en realidad habría podido hacerlo sentado, pero necesitaba poner un poco de distancia para normalizar su estado mental. Desbloqueó el celular y se encontró con un mensaje promocional de su operador móvil, pero le dio la excusa perfecta para huir -Había olvidado que quedé con Nicole y me está esperando- mintió con expresión afligida y a diferencia de cuando habló de su apartamento, esta vez no se sintió culpable. -Te veo luego Rose, gracias por el helado y los refrescos, me alegró volver a verte- le sonrió metiendo ambas manos en los bolsillos del pantalón tras guardar el celular -Yo te aviso cuando llegue Mar para la cena- se inclinó hacia ella y depositó dos besos rápidos en sus mejillas, para después dar media vuelta e ir hacia la puerta -Buona notte- se despidió girando el pomo y atravesando el umbral con toda la normalidad que pudo. Una vez fuera del ático de Rose, llamó el elevador, pero era demasiado lento si lo comparaba con sus ganas de huir, así que decidió tomar la escalera de emergencias y bajar corriendo hasta el primer piso. Una vez en la calle prefirió ir caminando hasta su casa, necesitaba que la brisa nocturna le refrescara las ideas.
avatar
Niccolò Cacciatore

Mensajes : 124
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Rosalie Mólling el Mar Dic 29, 2015 8:26 pm

-Pero supongo que habría otras formas menos agresivas para la salud de nuestras muñecas- Rió entre dientes terminando en un leve suspiro nostálgico. Siempre habían puesto métodos para que su amistad no muriera, y eso es lo que los hacía especiales también. A pesar de todas las discusiones se habían esforzado por mantener viva la amistad.

Se sintió agradecida de que respondiera su abrazo, sin percatarse demasiado que había tardad un poco en corresponderlo. Su mente tenía otras cosas mejores en las que pensar, como en no seguir cometiendo errores hormonales. No era su estilo. El abrazó cesó por la vibración de un teléfono. Abrió ampliamente los ojos buscando la procedencia del sonido. Era el móvil de su acompañante. -No tenía ni idea de que hubieras quedado con... Nicole- Tuvo que contenerse por llamarla "pulgosa". No era un buen momento para mostrar celos. Porque no tenía celos de las chicas con las que Nicco salía, o eso trato de creerse. Lo observó aún sentada en el sofá cuando se dio cuenta de que se trataba de una despedida, y cuando se aproximo se levantó. Aquellos dos besos en las mejillas la descolocaron un poco. No solía despedirse de manera tan cercana con nadie. Aunque ya se había topado con varias personas así. -A mí también me alegró mucho verte, pásalo bien- Se despidió de él acompañándolo hasta la puerta y asintiendo con la cabeza ante el plan de la cena con su hermana. Había sido una situación tensa, y para revisar lo sucedido, se sentó en el sofá, abstraída. Si lo pensaba detenidamente era obvio que se había dado cuenta de sus intenciones... No sabía como volver a mirarlo a los ojos la próxima vez que quedasen. ¿Tendría que haber próxima vez?, se preguntó avergonzada volviendo a hundir la cabeza entre los cojines. Claro que tenía que haber, era su amigo. Solo esperaba que lo olvidara pronto.
avatar
Rosalie Mólling

Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ático de Rosalie Mólling

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.